Oct 16, 2021 | Zona Ambiental

“Hoy nos morimos de hambre, no se producen alimentos”

En el marco del Día Mundial de la Alimentación, desde Nota al Pie dialogamos con Agustín Suárez, referente nacional de la UTT, sobre la necesidad de un modelo de producción agroecológico y de la ley de acceso a la tierra.

En Argentina es necesario un proceso de descentralización de la tierra al momento de producir los alimentos. Créditos: El Grito del Sur

En el marco del Día Mundial de la Alimentación, el debate sobre la soberanía alimentaria y el acceso a la tierra se vuelve central. En Argentina, sólo el 13% de la tierra está en manos de pequeñes productores que producen más del 60% de alimentos que circulan en el mercado interno. Mientras que el 1% de las explotaciones agrarias controlan el 36% de la tierra cultivada en nuestro país. 

Desde Nota al Pie dialogamos al respecto con Agustín Suárez, referente nacional de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Tierra (UTT). En la siguiente entrevista, explicó la importancia de descentralizar la producción de alimentos y contó sobre la ley de acceso a la tierra que impulsan desde la organización.

Agustín Suárez es el referente nacional de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Tierra (UTT). Créditos: la 990.com.ar

-¿Qué es y qué implica la soberanía alimentaria?

-Para nosotros la soberanía alimentaria tiene que ver no con algo teórico y de manual, sino con una construcción cotidiana sobre la posibilidad de acceso a la tierra. Se relaciona con la posibilidad de producir alimentos para el pueblo argentino, para toda la sociedad y la ciudadanía. Alimentos que nosotros como pueblo queremos consumir. Para eso, necesitamos un modelo de desarrollo que tenga que ver con la agroecología. 

Pensamos en un modelo de producción agrario cuya producción esté basada en la libertad de tóxicos. No solo desde el lado romántico e ideal, sino desde una necesidad del sector productivo. Este genera gran parte de la verdura y de la fruta que millones de personas consumen todos los días, y están bañados en agroquímicos. Entonces, necesitamos salir de ese modelo de dependencia de insumos para producir más sano.

También tiene que ver con una cuestión económica: nosotros con este modelo de producción estamos totalmente atados al precio dólar. Todos los insumos, en un 100%, se rigen por ese valor. Por lo tanto, la agroecología sale de ese sistema, genera producción de insumo local que permite bajar los costos de producción. Y todo eso lleva a producir alimentos mucho más económicos y sanos, que nosotros y la sociedad queremos comer. 

Es una discusión que debe realizarse, atada a las necesidades del pueblo de comer más barato y saludable. También, relacionada con la solicitud del sector rural de producir de forma más libre e independiente, con acceso a la tierra, con agroecología. 

“La inestabilidad y la precariedad en la vida cotidiana es muy fuerte, por lo tanto podrá acceder un pedazo de tierra es fundamental”, aseguró Suárez. Crédito: Radio Kermes.

-En ese sentido, ¿qué propone la ley de acceso a la tierra? ¿Cuál es su importancia y cómo podría aportar a una soberanía alimentaria?

-Es fundamental poder acceder a la tierra propia porque las familias producen y viven ahí, les da arraigo y pueden proyectar. Pero es necesario pensar que ese acceso a la tierra vaya de la mano con otras cosas como, por ejemplo, el fomento de la agroecología. 

Más del 90% de la producción hortícola se hace sobre tierras arrendadas. Eso genera en las familias inestabilidad, no saber cómo van a seguir. Porque obviamente hay que buscar precios de tierras nuevas, entonces eso hace que las familias se muden a viviendas precarias ya que no se puede invertir. La inestabilidad en la vida cotidiana es muy fuerte, por lo tanto poder acceder a un pedazo de tierra es fundamental.

“El modelo de producción dominante tiene cuarenta o cincuenta años; durante el resto de nuestra historia se produjo de una forma distinta en donde había alimentos sanos para la gran mayoría de la población”, declaró Suárez. Créditos: La Vaca.

-¿Qué otras consecuencias trae el actual modelo de producción extractivista?¿Qué alternativas existen y cuáles son sus beneficios?

-La discusión del modelo es ahora. Desconcentrar la matriz productiva es algo clave para profundizar una forma distinta de producción. A ver, el modelo de producción dominante tiene cuarenta o cincuenta años; durante el resto de nuestra historia se produjo de una manera distinta en donde había alimentos sanos para la gran mayoría de la población.

El problema del hambre en el mundo tiene cincuenta o sesenta años y está vinculado con la profundización sistemática de un modelo de producción totalmente concentrado. En él, muy pocos tienen tierra y otros muy pocos tienen grandes producciones. Se supone que se producen alimentos para muchísimas personas pero eso es claramente mentira. Hoy nos morimos de hambre, no se generan alimentos y los que hay están altamente contaminados de agrotóxicos.

El debate es importante y ya se está llevando adelante. Para eso es clave el Estado. Que podamos construir poder para que las leyes y decisiones políticas sean a favor de este nuevo modelo de producción, con una nueva ruralidad en Argentina, es algo clave y estratégico.

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad