Sep 27, 2021 | #Fotogalerías

Celebración del «Gran Magal de Touba» en La Plata

Nota al Pie registró la peregrinación que realizaron en La Plata cientos de senegaleses para conmemorar el Gran Magal, principal festividad religiosa de su país.

Senegaleses La Plata
Cada año, el 18 safar del calendario hegiriano, miles de muridíes peregrinan hacia Touba por el Gran Magal, principal festividad religiosa de Senegal. Otres miles se encuentran lejos de su lugar de origen. Es por ello que, en ciudades como La Plata, cientos de senegaleses realizan la clásica peregrinación. Este año realizaron un recorrido desde Plaza Moreno hasta Plaza San Martín.Foto: Marcelo Javier Moreno
El muridismo es una rama del Islam que se desarrolló por Cheikh Ahmadou Bamba, quien predicó el Islam en una sociedad senegalesa revuelta por la colonización. Bamba fue exiliado en Gabón en 1895 por los franceses, que lo veían como una amenaza para su dominación. Foto: Marcelo Javier Moreno
En 1902, después de 7 años y 9 meses de su exilio en Gabón, Ahmadou Bamba volvió a Dakar. El guía espiritual pidió que cada 18 de Safar (calendario musulmán que no coincide con el calendario gregoriano) se reúnan y canten para darle las gracias a Dios por ayudarlo y acompañarlo sano en la vuelta de su exilio. Foto: Marcelo Javier Moreno
Aquellos que se encuentran en Senegal se dirigen hacia la Mezquita de Touba en conmemoración de su exilio, ciudad que Cheik fundó y donde se encuentra enterrado. Foto: Marcelo Javier Moreno
Miles de personas en todo el mundo realizan actividades festivas el 18 safar. En La Plata, todos los años la comunidad senegalesa realiza su festividad en un templo, pero debido a las restricciones por el Covid-19, es la segunda vez que peregrinan en la calle. Foto: Marcelo Javier Moreno
En una caminata breve pero intensa, cientos de jóvenes cantaron al unísono textos de los libros que dejó escrito Cheikh Ahmadou Bamba. Estos son reproducidos en Árabe y también traducidos al idioma Wólof. Foto: Marcelo Javier Moreno
Jóvenes senegaleses empuñaron la crus característica del muridismo. Foto: Marcelo Javier Moreno
En una mañana calurosa, se trató de respetar el protocolo por el Covid-19. Foto: Marcelo Javier Moreno
La vestimenta característica de les senegaleses se hizo presente en la jornada. Aros, anillos, collares y túnicas de diversos colores se pudieron apreciar durante la peregrinación. Foto: Marcelo Javier Moreno
Los cantos fueron protagonistas, generando una sensación única de energía que envolvía a tode aquel que se cruzaba con la celebración. Foto: Marcelo Javier Moreno
Integrantes de la comunidad llevaron impresos parte de los textos de Cheikh Ahmadou Bamba. Foto: Marcelo Javier Moreno
Las voces en conjunto toman fuerza, mientras son acompañados por bailes y abrazos. Foto: Marcelo Javier Moreno
Durante la celebración, miembros de la comunidad se encargaron de repartir botellas de agua, alfajores y café a todes les que acompañaban la caminata. Lo mismo sucede en la mezquita de Touba, donde el ejército distribuye rosquillas y café con el fin de asegurar la serenidad del momento. Foto: Marcelo Javier Moreno
Textos en mano y un makhtoum cruzando el pecho con la imagen de Cheikh Ahmadou Bamba, les senegaleses se dirigen hacia el final de la peregrinación. Foto: Marcelo Javier Moreno
El final de la caminata se corresponde con el momento cúlmine, donde en ronda, abrazados y tomados de la mano siguen cantando los textos religiosos. Una vez finalizada la jornada, en grupos de entre 5 a 10 personas se dirigen hacia sus casas para almorzar y seguir con los rezos durante lo que resta del día. Foto: Marcelo Javier Moreno
Compartir:
Nota Al Pie