Ago 22, 2021 | Actualidades, Zona Ambiental

Fracking y sismos: ¿qué hay detrás de Vaca Muerta?

El paraje Sauzal Bonito, cercano a Vaca Muerta, es sitio cada vez más frecuente de sismos que atentan contra la vida de sus pobladores.

Se denomina «Vaca Muerta« al proyecto de extracción de hidrocarburos no convencionales mediante el método del fracking. A partir del mismo, mediante el uso de grandes cantidades de agua y otras sustancias a una presión muy elevada, se logra fracturar la roca para extraer gas y petróleo. Crédito: Conclusión Diario Digital. 

Desde hace varios años, las poblaciones alrededor de Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén, reportan sismos, algunos de gran magnitud. El sistema de obtención de hidrocarburos no convencionales mediante el fracking continúa en expansión, mientras las consecuencias ambientales negativas se demuestran día a día.

Nota al Pie elaboró un informe a partir de las declaraciones realizadas por especialistas en el tema y pobladores locales, emitidas durante una charla virtual organizada por Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), el pasado jueves 19 de agosto.

En la misma, disertó Santiago Cané, Coordinador de Legales en FARN, quién se encuentra trabajando alrededor de estos asuntos. También Javier Grosso, geólogo e investigador de la Universidad Nacional del Comahue y Guillermo Tamburini Beliveau, investigador y becario postdoctoral del CONICET. Además contó con el testimonio de Andrés Durán, vecino del paraje Sauzal Bonito, donde se registran los sismos.

¿Qué es el “fracking»?

El fracking es un método de extracción de hidrocarburos «no convencionales«-gas y petróleo- en el que mediante la aplicación de una fuerte tensión al subsuelo producida por el agua, se logra fracturar la roca para recopilar el combustible. Por una diferencia de presión, el combustible se libera hacia la superficie. 

También se denomina «fractura hidráulica« a este método no convencional para obtener petróleo y gas, ya que se introduce una mezcla de agua (95%), arena (4,5%) y productos químicos (0,5%) para fracturar el área rocosa. Esta estimulación hidráulica se realiza en etapas y por sólo 1 a 2 días. Una vez finalizada, el pozo queda en producción por los próximos 20 a 40 años.

Primero se realiza una perforación vertical de gran profundidad (alrededor de 2.500 metros de profundidad) y luego se avanza de manera horizontal, para abarcar la mayor cantidad de roca posible.

Se denominan hidrocarburos no convencionales porque no han migrado hacia un sector donde puedan extraerse de forma más directa, sino que debe fracturarse la roca para acceder a ellos.

Entre las consecuencias negativas para el ambiente se encuentran: la contaminación de los acuíferos (reservas de agua) con petróleo y la posterior emergencia hídrica, las fugas de gas metano, el surgimiento de sismos o temblores que provocan el peligro de derrumbe en las viviendas y la falta de gas y leña. 

Vaca Muerta

Se denomina Vaca Muerta a una formación geológica sedimentaria depositada en la edad jurásica, en la Cuenca Neuquina, en un lugar donde existía un mar. Está constituida por sedimentitas denominadas margas bituminosas, con alto contenido de materia orgánica. Constituye la roca generadora de hidrocarburos líquidos y gaseosos no convencionales más prolífica de la Cuenca Neuquina y uno de los más grandes del mundo.

Con una extensión de 30.000 km² (12.000 km² concesionados a YPF), está ubicada principalmente en la provincia de Neuquén y contiene gas y petróleo a más de 2.500 metros de profundidad. 

Desde FARN anunciaron que entre 2018 y 2021 las empresas que operan en Vaca Muerta se llevaron subsidios por la Resolución 46, unos 1.500 millones de dólares. Es gracias a la inversión del Estado Nacional que se puede continuar llevando a cabo esta actividad por lo que las consecuencias perjudiciales para el ambiente y para la población, es su responsabilidad también.

El paraje Sauzal Bonito está ubicado en el Departamento de Confluencia, en el noreste de Neuquén. Allí viven unos 500 habitantes que son testigos directos de los temblores ocasionados por el uso del fracking en Vaca Muerta. Crédito: Diario Negro.

Voces locales

Andrés Duran es residente del Paraje Sauzal Bonito, sobre la margen derecha del Río Neuquén, donde habitan unas 500 personas. Se encuentra ubicado en la zona noreste de la provincia del Neuquén. Pertenece al Departamento Confluencia, a 152 km de la capital provincial. En su testimonio explicó que los sismos en la zona se producen desde el año 2015.

Algunos más imperceptibles y otros de mayor intensidad, provocan que dentro de las viviendas tiemble todo.  Aseguró que esta situación afecta a la población ya que les niñes están asustados. También incide en los animales, que se los nota alterados por el estrés que les generan los temblores. 

Durán comentó además que se realizaron análisis en las casas del paraje para comprobar la existencia de sismos. Se utilizaron «testigos«, unos elementos que se colocaban en las grietas y rajaduras de las casas, y que eran retirados y analizados cada 15 días. 

Los resultados demostraron la presencia de movimiento. En particular, su casa tiene riesgo de derrumbe, por lo que tuvo que abandonarla y vivir en la de un familiar. Su hija de 12 años afirmó que tiene miedo de ir a visitarlo, a causa de los sismos, por lo cual no va.

Un hecho que notó durante el año pasado es que con la llegada de la pandemia, se frenaron las actividades de fracking, lo que hizo que desaparezcan también los sismos. 

Otra denuncia que realizó fue la contaminación de las napas de agua, ya que por ese motivo ellos deben tomar agua en bidones. Actualmente la zona se encuentra declarada en «Emergencia Hídrica«. Señaló que la empresa toma millones de litros de  agua directamente del Río Neuquén.

Fracking y sismos: evidencia científica

Cuando Guillermo Tamburini Beliveau comenzó a estudiar si era posible la relación entre el fracking y la presencia de sismos, reflexionó de qué manera se podían activar las fuerzas de la naturaleza a partir de la actividad humana. En la charla virtual señaló que ya desde los años 70` hay estudios científicos, publicados en las principales revistas científicas del mundo, que demuestran que los pozos inyectores pueden generar terremotos.

En este sentido indicó que «negar esta realidad desde el ámbito científico es una irresponsabilidad«, por lo que instó a la Subsecretaria de Ambiente y la Subsecretaria de Energía, Minería e Hidrocarburos, ambos de la provincia de Neuquén, a buscar respuestas sobre lo que está sucediendo.

La zona del paraje Sauzal Bonito está declarada por el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES) como riesgo nulo o casi nulo para sismos. Pero la realidad demuestra otra cosa: en los últimos 2 a 3 años el INPRES ha registrado unos 200 terremotos. Además, recalcó que hay aval científico suficiente que demuestra que el fracking provoca temblores.

Diferencias en el tiempo

Por su parte, Javier Grosso, investigador de la Universidad Nacional del Comahue (UNCOMA) explicó que hay una diferencia entre los primeros años de fracking y estos últimos. «Cuando se comenzó con el fracking, las potencias y los volúmenes de inyección eran muy distintas y la realidad del subsuelo era diferente. Si bien desde hace 10 años que funciona esta técnica, la producción se hizo más intensiva desde 2017-2018«. Esto explica por qué durante los análisis de impacto ambiental realizados en los primeros años no se registraron sismos.

Además, mencionó la tesis de doctorado de Sebastián Correa Otto, investigador del Instituto Geofísico-Sismológico Volponi, perteneciente a la Universidad Nacional de San Juan, relacionada con este tema. En la misma visibiliza el resultado de las mediciones instrumentales de los temblores en la zona. Pudo geo referenciar gran número de sismos producidos en las cercanías de los pozos que estaban facturando en esos momentos. 

Por lo cual, el Dr. Grosso volvió a remarcar que «esto demuestra que hay evidencia científica«. Además señaló que los sismos ocurridos el mes pasado, hacen que otras voces del sector empiecen a advertir las consecuencias del fracking, resaltando que el futuro es hoy. 

Entre elles mencionó a científicos como por ejemplo Andres Folguera, geólogo, docente y presidente de la Asociación Geológica Argentina, y Silvana Spagnotto, Doctora en Geofísica de la Universidad Nacional de San Luis. Por último, denunció que «tanto el gobierno de Neuquén como el INPRES están ocultando información que puede tener connotaciones ambientales muy graves«.

Registros sísmicos

Durante el mes pasado, en julio de 2021, en Vaca Muerta y sus alrededores se produjeron 60 sismos en un lapso de 10 días.

Desde FARN aseguran que, si bien es cierto que existen dificultades en el registro de la actividad sísmica por falta de instrumental; el sismo de magnitud 4 ML en la zona de Vaca Muerta sucedido el 9 de enero de 2019 es un hecho probado. 

También se encuentra demostrada la seguidilla de 37 temblores en 36 horas entre el 23 y 24 de ese mismo mes. Todos fueron registrados por el INPRES (Instituto Nacional de Prevención Sísmica), recordando que dicho sector estaba catalogado por el mismo INPRES como zona nula de sismos. El 7 de marzo de ese mismo año, se produjo un temblor de magnitud 5 ML, el mayor reportado hasta la fecha.

Anteriormente, el 15 de noviembre de 2018 ocurrió otro sismo de gran intensidad, a la que se sumaron otros temblores de menor magnitud los meses precedentes y posteriores. Pero no pudieron ser documentados por los déficits instrumentales.

Al ser una zona declarada como «no sísmica« por el INPRES, la actividad sísmica no fue evaluada en la Declaración de Impacto Ambiental. Cabe recordar que este instituto tiene un convenio con el Ministerio de Energía de la provincia de Neuquén, que incluye una cláusula de confidencialidad en los datos. 

Aspectos legales del fracking

Santiago Cané, Coordinador de Legales en FARN, explicó en el webinar que Vaca Muerta surge como proyecto en 2011 cuando se comenzó a evaluar la posibilidad de explotar reservas de hidrocarburos –gas y petróleo- no convencionales.  Este análisis era buscado desde el Gobierno Nacional y los provinciales de Neuquén y Río Negro. Se requería tecnología diferente a la que se estaba utilizando hasta ese momento.

En ese recorrido se procedió a estatizar YPF, y después se firmó un acuerdo con Chevron para traer todo el conocimiento sobre el fracking. Cané manifestó que «hay todo un secretismo por parte de los gobiernos y de las empresas. En su momento, el acuerdo YPF-Chevron había sido en secreto hasta que salió a la luz«.

Señaló que «desde FARN investigamos sobre este tema en nuestro país y en el mundo, contactándonos con científicos. Nos enfrentamos al Instituto Argentino del Petróleo y Gas. También a la Academia Nacional de Ingeniería, que a través del Instituto de Energía afirma que la presencia de sismos es mentira.  La contaminación del agua y la generación de residuos peligrosos para ellos es inexistente, casi como que si el fracking no tuviese impacto ambiental«. Destacó que «todo eso está rebatido con pruebas científicas y con lo que sucede en la población ya que antes del fracking no había sismos«.

Cané mencionó que las autoridades de Neuquén respondieron a sus pedidos de informe diciendo que no había ninguna relación entre el fracking y los sismos. Además, indicaron que podían deberse al embalse Mari Menuco, que funciona hace décadas y nunca antes hubo temblores. « La respuesta de la provincia es siempre a favor de la industria, negando todos los hechos«.

Una de las consecuencias negativas del fracking es la abundante cantidad de agua utilizada. Las denuncias indican que son millones los litros que sustraen del Río Negro y que además contamina las napas, por lo que les vecines de Sauzal Bonito deben beber agua de bidón. Crédito: Más energía.

Acción de amparo

FARN, junto con el aval de las comunidades de la zona, inició una acción de amparo contra la provincia de Neuquén en junio de este año. El objetivo es que se tomen medidas que protejan el ambiente, y que no se perjudiquen las viviendas de los pobladores de la zona. 

Además, destacó la preocupación por el hecho de que toda la infraestructura del fracking no es antisísmica. Esto es así porque desde la concepción del proyecto se considera que no producen temblores. «Por lo tanto los pozos o tuberías se pueden ir rompiendo con el tiempo, filtrando hidrocarburos y otras sustancias bastante peligrosas o radiactivas no solo al suelo, sino a los cuerpos subterráneos de agua y a los ríos`, remarcó.

Explicó que en esta medida judicial no se está solicitando que se frene o abandone esta actividad, sino que se tomen medidas ambientales. Por lo tanto, exigen que se frenen las actividades hasta no evaluar cómo seguir. «Puede ser bajar la intensidad, alejarlo de los cuerpos de agua, alejarlo de las poblaciones, reducir la potencia con la que se hacen las fracturas o inyecciones. Eso habrá que estudiarlo científicamente y llegar a un acuerdo«, añadió.

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad