Jul 28, 2021 | Derechos Humanos

La Comisión por los Derechos Humanos le contestó a López Murphy

El precandidato a diputado de Juntos por el Cambio negó los 30 mil desaparecides en un programa de televisión.

Una de tantas marchas por el Día Nacional de la Memoria, Verdad y Justicia. Créditos: Marcelo Moreno.

Con la mira puesta en las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), la Cámara de Diputados renovará 127 de sus 257 bancas en todo el país. Los senadores harán lo propio con la renovación de 24 sobre 54 escaños.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se renuevan 13 bancas de diputades y Juntos por el Cambio presenta tres listas. Una encabezada por María Eugenia Vidal y Martin Tetaz; otra con Ricardo López Murphy y Sandra Pitta; y finalmente Adolfo Rubinstein con Mónica Marquina completan la tercera lista.

En tiempos de exposición, Ricardo López Murphy realizó un acto de negacionismo sobre la última cívico militar: “No hay 30 mil desaparecidos, yo no creo en ese número”. Y agregó: “ese número fue artificialmente inflado”.

Por otra parte, cabe destacar que en la otra lista que comanda María Eugenia Vidal tiene a Sabrina Ajmechet. La misma en 2019 a través de Twitter catalogó a La Noche de los Lápices como «un operativo contra un grupo montonero».

Comisión por los Derechos Humanos

Retomando a López Murphy, el precandidato se había justificado con cifras de “documentos oficiales”. Sobre esto, la Comisión por los Derechos Humanos respondió:

“¿A qué documentos oficiales supuestamente irrebatibles se refiere López Murphy, si cualquiera sabe que hubo un plan sistemático de desaparición forzada de personas totalmente montado en la más absoluta ilegalidad?”

Las Abuelas de Plaza de Mayo. Créditos: Marcelo Moreno.

Además, el comunicado aludió que la actitud adoptada por López Murphy emparenta a la de varies dirigentes del espacio de Juntos por el Cambio y al de una porción de su electorado.

Y consideraron que ese negacionismo viene por sentirse “ideológica y afectivamente más cerca de los jerarcas del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional que de sus víctimas”.

A continuación, el comunicado completo de la Comisión por los Derechos Humanos:

NIEGA, NIEGA, QUE ALGO QUEDA… (pero no se hagan ilusiones)  

¿Por qué Ricardo López Murphy dice lo que dice acerca del número de víctimas del genocidio argentino? 

¿A qué documentos oficiales supuestamente irrebatibles se refiere López Murphy, si cualquiera sabe que hubo un plan sistemático de desaparición forzada de personas totalmente montado en la más absoluta ilegalidad? 

¿Por qué López Murphy atiende sólo a números de la CONADEP, si los autores del Informe titulado “Nunca Más” comenzaban aclarando que las víctimas de represión ilegal debían ser “muchas más” que las que ellos habían podido acreditar en los albores del retorno a la democracia? 

Si tanto le gustan los documentos a López Murphy, ¿por qué no considera documentos desclasificados del Departamento de Estado norteamericano que (en plena dictadura cívico-militar) estimaba a los desaparecidos en un número de “entre 20.000 y 25.000”? 

El icónico pañuelo de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Créditos: Nancy Robledo.

Ricardo López Murphy dice lo que dice, y niega lo que niega, porque como varios otros/as dirigentes de Juntos por el Cambio, y algunos/as integrantes de la base social que sustenta sus aspiraciones electorales, está más cerca ideológica y afectivamente de los jerarcas del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional que de sus víctimas (o sea, más cerca de Jorge Rafael Videla que de Laura Carlotto, más cerca de Emilio Eduardo Massera que de Riki Frank, más cerca de Ramón Camps que de Rodolfo Emilio Pettiná, más cerca de Alfredo Astiz que de Olga Arlina Robles, más cerca de Luciano Benjamín Menéndez que de Yoyi Martínez, más cerca de Antonio Domingo Bussi que de “Poroto” Changazzo, más cerca de Leopoldo Fortunato Galtieri que de Alicia Severa Cabrera). 

Allá ellos/as, no se dan cuenta que, para la mayor parte de la comunidad internacional, la búsqueda de Verdad y Justicia emprendida por Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, y el resto de los Organismos de DDHH, es un ejemplo a seguir y difundir. Afortunadamente, esa lucha está concretando un recambio generacional, lo cual permite aseverar que millones de jóvenes continuarán oponiéndose a las opiniones y actos negacionistas de los López Murphy, los Lopérfidos, y tantos otrxs que miran a los pañuelos blancos con inquina, desprecio y rencor (al contrario que en el resto del mundo, donde ese símbolo de Memoria es reconocido con admiración). 

COMISIÓN por los DERECHOS HUMANOS, Trenque Lauquen, 27 de julio de 2021.

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad