Jul 3, 2021 | Zona Ambiental

Rauni: Un emprendimiento sustentable e inclusivo

Llevan adelante la recuperación textil desde el año 2018 para luego confeccionar almohadones artesanales.
Rauni un emprendimiento sustentable e inclusivo Créditos: Archivo personal de la entrevistada.

Rauni es un proyecto de recuperación textil de triple impacto, donde los aspectos económico, social y ambiental lo constituyen. Asimismo, la sustentabilidad y la inclusión son pilares de este emprendimiento ubicado en la localidad de Vicente Lopez de la Provincia de Buenos Aires.

Por un lado, es sustentable porque apunta a construir un consumo responsable de la sociedad. Es decir, que les ciudadanes consuman bienes y servicios teniendo en cuenta no solo las variables de precio y calidad, sino también las características sociales y laborales del entorno de producción; además de las consecuencias medioambientales posteriores.

Por otro lado, es inclusivo, ya que a través de su articulación con la Fundación IDEL (Inclusión y Desarrollo Laboral) brindan trabajo a jóvenes con diferentes discapacidades  como así también mujeres jefas de hogar de un barrio de Ituzaingó. Nota al Pie dialogó con la creadora de este emprendimiento, Maga Nicora, quien brindó detalles sobre el mismo. 

Sus comienzos

“A finales del 2018 conozco a IDEL y comenzamos un trabajo conjunto a partir de descartes textiles que yo tenía de un emprendimiento previo”, comentó. 

Asimismo agregó que, “fue un encuentro de dos partes que se estaban buscando mutuamente, yo buscaba mano de obra social para darle mayor impacto a mis acciones de emprendimiento y conformar justamente en una empresa de triple impacto”.

“Y ellos buscaban cómo resignificar residuos textiles que tenían acopiados; ese es el nacimiento de esta alianza estratégica que tenemos con el taller protegido IDEL,” subrayó. 

Taller protegido en acción. Créditos: Archivo personal de la entrevistada.

¿En qué consiste el triple impacto? 

La emprendedora explicó que “el triple impacto alude a cuando un emprendimiento tiene tres patas y que ninguna es más importante que la otra, sin embargo todas hacen a la esencia del proyecto”.

Desde Rauni entienden que la industria textil es la segunda más contaminante del planeta, y producto de esto; consideran al 75% de las personas con discapacidad en Argentina como desempleados crónicos.

Se estima que cada día, la Ciudad de Buenos Aires deposita en los rellenos sanitarios 72 toneladas de residuos textiles, que forman parte de la segunda industria más contaminante del planeta y aún no han sido catalogados como reciclables.

Como respuesta a estas problemáticas enmarcan su proyecto con la idea del triple impacto. El impacto económico consiste en  crear almohadones de descanso a partir del aprovechamiento de recursos disponibles, donde aplican  las 3 R (Reducir, Reutilizar y Reciclar).

El impacto ambiental, apunta a la recuperación de residuos textiles resignificando su valor al reinsertarlos en la cadena productiva. El objetivo es lograr “basura cero” en la industria textil. Y social, ya que articulan con la Fundación IDEL (Inclusión y Desarrollo Laboral)  apuntando a la inclusión laboral en jóvenes con discapacidades. 

Producto y su respectiva cantidad de residuos textiles recuperados. Créditos: Archivo personal de la entrevistada.

¿Qué es lo que intentan construir como emprendimiento? 

Manifiestan que su objetivo es expandir el impacto del proyecto sumando más talleres protegidos a la cadena de valor, replicando la experiencia desarrollada hasta ahora. Así también, apuntan a  que más marcas textiles se sumen a la idea de Triple Impacto, y a generar conciencia del descarte que generan.

Esto implica que  las empresas se sumen a acciones con  RSE (Responsabilidad Social Empresaria) y que se unan al compromiso de compra de los productos realizados con sus propios descartes como así también con mano de obra inclusiva, tanto para la venta en sus canales de distribución, como para entregarlos en acciones solidarias. 

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie