Jun 10, 2021 | Zona Ambiental

San Juan: cuestionan el informe de impacto ambiental del Proyecto Josemaría

Advierten que presenta imprecisiones con respecto al daño ambiental que podría causar.
Foto: Asamblea Jáchal no se toca.

El Informe de Impacto Ambiental (IIA) del Proyecto Josemaría presentado por la empresa canadiense Lundin (Deprominsa – Josemaría Resources) tiene ‘imprecisiones’, advierten desde organizaciones ambientalistas.  “Según directivos de esta empresa se utilizarán 350 litros de agua por segundo; cuando en realidad se utilizarán 3156 litros”, aclaran.

En un comunicado desde la Asamblea Jáchal No se toca  realizaron un cálculo en base a lo que expresa el informe presentado: “Los campos de pozos están diseñados para proporcionar una tasa de bombeo máxima de 660 Litros por segundo. Son 12 pozos que pueden bombear en conjunto. Calculan que se “requerián 3.156 litros de agua fresca por segundo, lo que representa 272 millones de litros de agua agua por día”.

En qué consiste el proyecto

En diálogo con Nota al Pie, la integrante de la comunidad Diaguita y del Tejido de Profesionales Indígenas, Carolina Caliva Capayana, explicó que “el proyecto minero Josemaría extraerá cobre, oro y plata. El Gobierno de San Juan junto con la empresa canadiense Lundin planean realizar un proyecto megaminero que ocupará más de mil hectáreas de superficie y 270 millones de litros de agua por día”.

Con respecto a las consecuencias que traerá este proyecto megaminero aclaró: “Nosotros tenemos ya un antecedente bastante significativo porque actualmente la mina Veladero extrae oro y plata; de la canadiense Barrick Gold ocupa millones de litros de agua por día”.

“Ya ha provocado que nuestro dique Cuesta del Viento tenga un tercio del agua que tenía hace diez años atrás”, manifestó. En este sentido, explicó que “este nuevo proyecto minero Josemaría ocupa treinta veces más que la mina Veladero. Las consecuencias serán desastrosas y la sequía se agudizará de modo terminal para nuestros pueblos cordilleranos”.

Estado del proyecto

“La empresa canadiense Lundin presentó a principios de año el informe de impacto ambiental y en este momento está esperando que se acepte ese informe y que desde el Ministerio de Minería de San Juan se dé la declaración de impacto ambiental”, detalló Caliva. 

“Lo que se ha hecho desde diferentes sectores de la ciudadanía sanjuanina es la presentación de objeciones para que no se acepte ese informe y nosotros en este momento como integrantes del Tejido de Profesionales Indígenas estamos esperando que se nos respondan las presentaciones realizadas”, destacó.

Desde la Asamblea Jáchal no se toca en un comunicado denuncian “obras inconclusas en Jáchal. Y cuentan que les negaron dos consultas populares en los últimos cinco años: “No quieren escucharnos”. Sostienen que “esto no es casual, es un plan gubernamental para que el pueblo de Jáchal acepte sin protestar la megaminería”. 

También resaltan que “el proyecto Josemaría nos dejará sin agua por dos motivos: los millones de litros de agua que ocupará diariamente durante los 365 días del año”. Además, se preocupan por “el agua de mañana que son los glaciares que destruirán para extraer cobre, oro y plata, entre otros metales más valiosos que se llevarán de contrabando”.

Cambios en el tiempo del Dique Cuesta del viento. Foto: Asamblea Jáchal no se toca.

La minería como política de Estado

Por su parte, el abogado de la asamblea, Diego Seguí, explicó que “lo  que están queriendo decir es que la minería en San Juan es política de Estado desde que se puso en marcha el primer emprendimiento minero Veladero en el Gobierno de José Luis Gioja, ya hace prácticamente dieciséis años”.

“A eso se refieren porque desde esa época se intentó llevar adelante otro megaemprendimiento  binacional Pascua Lama que quedó trunco porque del lado chileno no logró su aprobación. Se puso en marcha otra mina que hay en Jáchal que es Gualcamayo, que ahora está en proceso de obtener la declaración de impacto ambiental este emprendimiento Josemaría”.

El abogado también aclaró que “el daño ambiental está estrechamente vinculado al recurso hídrico. Se debe básicamente a la localización del emprendimiento y a las obras de infraestructura de la megaminería por la escala la dimensión que esa actividad realiza”.

Informe de impacto ambiental. Foto: Gobierno de San Juan.

Y agregó: “Lo que se conoce quizás más por fotografías es el ‘open pit’ u hoyo que es un inmenso agujero que  en algunos casos cuando se agota la mina llega a los 200 mts de profundidad; tiene una dimensión inmensa”. 

“Las escombreras, que es donde se va depositando el material que no se industrializa también tienen dimensiones inmensas. En algunos casos, hasta 200 metros de altura. El dique de cola que es donde se industrializan; en este caso los metales que se van a extraer que fundamentalmente son cobre, oro y plata”, continuó.

Obras que son “perpetuas”

Seguí advirtió que “la característica de esas obras son perpetuas; van a quedar internalizadas en el ambiente donde se localizan inmensos periglaciares. Lo que hacen es dañarlos definitivamente en términos cuantitativos y cualitativos respecto a los volúmenes de agua. Definitivamente terminará afectando el río que lleva ese nombre: Jáchal; porque donde se encuentra Josemaría está la cabecera de ese río.

Para las comunidades que se manifiestan ejerciendo su derecho de objetar el informe planteado por la empresa canadiense, “el agua es sagrada y vale más que el oro”.

Redes sociales

Asamblea Jáchal no se toca: https://m.facebook.com/Jachaldepie/?tsid=0.1572052617020736&source=result

Tejido profesionales indígenas en Argentina: https://m.facebook.com/ProfesionalesIndigenas/

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie