Jun 9, 2021 | Internacional, Política

Elecciones Perú: Castillo araña la victoria por escaso margen sobre Fujimori

El escrutinio electoral refleja una polarización entre les votantes a la hora de elegir a quien asumirá la presidencia del país.
Recta final: Escrutinio electoral por la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Perú. Crédito: Prensa Latina.

El pasado domingo 6 de junio se llevó a cabo la segunda vuelta de las elecciones generales 2021 en Perú. Les dos candidates que disputan la presidencia del país luego de la primera vuelta, pertenecen a corrientes ideológicas opuestas, a saber, por el partido Fuerza Popular, Keiko Fujimori y por el Partido Político Nacional Perú Libre, Pedro Castillo.

Hasta el momento, quien tomará posesión de la presidencia, el 28 de junio, es Pedro Castillo. Pero a casi tres días de llevarse a cabo, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) no anunció el resultado oficial.

La última actualización por parte de la ONPE, a las 14:25hs de este miércoles 9, indica que hasta el momento el 99,82% de las actas fueron procesadas y el 98,48% contabilizadas. A partir de ello se adjudican el 50,1% al partido político nacional Perú Libre y el 49,8% a Fuerza Popular.

La candidata Fujimori, aseguró que hubo irregularidades en el conteo de los votos y denunció un posible fraude. A través de una conferencia de prensa sostuvo “hay una clara intención de boicotear la voluntad popular”; y pidió a la gente que difundiera los vídeos que demostrarían esto con el hashtag #FraudeEnMesa.

Actas contabilizadas para fórmula de presidente y vicepresidentes a las 14:25hs del 9 de julio. Crédito: @ONPE_oficial.

En diálogo con Nota al Pie, el periodista y docente universitario Bruno Rivas mencionó: “Los argumentos son con poco sustento. Por ejemplo, que no hubo ningún voto para su partido en una mesa rural; cuestión posible”. Además, añadió que “los organizadores internacionales indicaron que el proceso fue transparente. La posibilidad de un fraude desde el Estado es de 0%”.

Asimismo, indicó que “todas las encuestas un día antes y las que se dio a boca de urna afirmaban como ganadora a Fujimori por décimas. Pero al final, el conteo general actual demostró que el voto rural fue muy favorable hacia Pedro Castillo”.

El miembro del colectivo Perú Puede y ex candidato al parlamento Andino por el Partido Morado, Manuel Ato añadió que “su acusación traiciona su compromiso democrático que hizo respecto a la segunda vuelta”. 

Polarización: Fujimoristas vs Anti-fujimoristas

En la primera vuelta convocada el 11 de abril de 2021 hubo baja participación de la ciudadanía. Rivas afirmó que “los porcentajes son muy bajos para hablar de campañas presidenciales. Nunca sucedió que dos candidatos llegaran a la 2° vuelta con porcentajes menores al 20%”; y añadió que “se demostró la atomización del voto por el hartazgo de la población con la clase política”.

Respecto a la mayor participación electoral en la segunda vuelta del pasado domingo, el profesor universitario explicó que los anti-fujimoristas defienden la idea de que no debe regresar el grupo político que arruinó el país en los 90’ y finalizó con una grave crisis política marcada por denuncias de corrupción y abusos de derechos humanos. Este grupo moviliza alrededor del 50% de la población.

Keiko Fujimori, candidata por el partido Fuerza Popular. Foto: Twitter @KeikoFujimori.

Por su parte, el ex candidato al parlamento Andino por el Partido Morado añadió que “son una ciudadanía activa que se encarga de hacer memoria de lo que fue y es el fujimorismo”.

La contraparte, el fujimorismo, representa a aproximadamente el 25% de la población y reúne a quienes se preocupan de que el país se pueda transformar en Venezuela. “Ese es el gran cuco, que se transforme en un régimen chavista y que se dé una crisis financiera similar a la que se dio en nuestro país en la década del 80’”, manifestó el periodista. 

A su vez aseveró: “Vivimos en un país sumamente polarizado entre dos tendencias que podemos indicar por un lado el fujimorismo y por el otro el anti-fujimorismo”; y añadió que “en Perú ya no hay partidos sino tendencias.”

Esta realidad es antigua, como ejemplo recordó la elección de 2016 entre la actual candidata Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski, donde la diferencia entre ambes candidates fue menor al 1% con 50,12% para Kuczynski y 49,88% para Fujimori. 

Ato coincide que allí también los anti-fujimoristas tuvieron incidencia en la votación y la reducida diferencia pero para el caso actual presume que “la polarización va a ser de menor alcance”.

Pedro Castillo candidato por el Partido Político Nacional Perú Libre. Foto: @PedroCastilloTe.

Qué le espera a Perú

Rivas entiende que es muy complicado que se voltee el voto y gane la candidata del partido Fuerza Popular. “Si logra la victoria podría generar muchas protestas, al menos en el interior del país. Buena parte de las provincias del sur, del centro y del oriente han votado masivamente por Castillo. Que se dé un cambio de rumbo en las estadísticas podría generar mucha convulsión social”, afirmó.

Por otro lado, en el caso que asuma Castillo, al ser una personalidad reciente en la política, entiende que el futuro es una incógnita. “No necesariamente Pedro Castillo representa el ideario de Perú Libre que era más que nada un movimiento regional”, explicó el docente.

Además, añadió: “De hecho luego de la primera y segunda vuelta se acercaron muchos técnicos y científicos pertenecientes a la izquierda moderada con la intención de generarle un verdadero programa de gobierno y una hoja de ruta. Entonces la pregunta es ¿Castillo va a seguir el ideario de Perú Libre?”

Bruno Rivas, periodista y docente universitario. Crédito: Directorio Conytec.

Respecto a la propuesta de convocar a una Asamblea Constituyente a fin de reformar la Constitución dejando atrás la formada en el régimen de Alberto Fujimori, mencionó: “Esa mira es parte de toda la izquierda. Pero en la práctica se ve difícil poder convocar a una Asamblea Constituyente porque en el Congreso no tiene los votos suficientes para poder convocarla”.

Quien asuma la presidencia, lo hará en un contexto difícil en donde la sostenibilidad del gobierno no es estable. En los últimos cinco años asumieron cuatro presidentes, a saber, en orden cronológico, Pedro Pablo Kuczynski; Martín Alberto Vizcarra; Manuel Arturo Merino De Lama; y Francisco Rafael Sagasti.

Rivas reflexionó: “Tomando en cuenta los presidentes sacados en los últimos cinco años, yo no auguro estabilidad en los próximos cinco años.  Va a ser continuidad de lo que se ha dado en los anteriores cinco años donde hay un Congreso que se enfrentó al Ejecutivo constantemente, donde los presidentes no han podido terminar su mandato”.

“Espero que finalmente se pueda dar un llamado de unidad, teniendo en cuenta que el 28 de junio se celebra el bicentenario de la Nación. Aunque lamentablemente las esperanzas son pocas por lo mencionado y porque incluso en momentos tan graves como la pandemia el país no se ha unido bajo una misma mirada”, concluyó el docente.

Ato coincidió en la necesidad de unidad y expresó: “Considero que lo que debe hacer Castillo es dar muestras de gobernabilidad, anunciar nombres para su gabinete, medidas para los primeros 100 días, buscar consensos con el gobierno, entre otros”.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie