Jun 7, 2021 | Sociedad

Maltrato animal en Quilmes: cada 8 horas muere un caballo de carro

En las calles de Quilmes, los caballos son golpeados con patadas, fierros y latigazos en cualquier momento del día y cualquier lugar. Desde el gobierno municipal no entregan vehículos dignos y seguros para llevar a cabo la recolección de materiales reciclables.
Amanda, una yegua obligada a tirar de un carro sin gomas y cargando un freezer. Créditos: Caballos de Quilmes.

Se vuelve frecuente transitar por Quilmes y cruzarse con un caballo tirado en la calle, agonizante o muerto. Si bien la tracción a sangre en el municipio está prohibida por una ordenanza reglamentaria, parece estar avalada por las autoridades. Esta reglamentación indica prohibición de zonas, la primera zona fue la ribera y para eso compraron algunos camiones de recolección de residuos y entregaron carros tirados a mano. 

Trabajar recolectando material reciclable no es delito pero sí lo es maltratar a un animal. Nota al Pie se puso en contacto con Karina Dotto, presidenta de Caballos de Quilmes, una ONG que lucha para poner fin al dolor de los caballos.

Los orígenes

Consultada sobre cómo comenzó esta organización, Karina contó que “Caballos de Quilmes surgió hace 9 años por la necesidad de luchar contra el maltrato y la explotación de los caballos que tiran de los carros”.

La Asociación Civil sin fines de lucro está reconocida como Entidad de Bien Público. Su trabajo lo llevan adelante en Quilmes, uno de los peores municipios en cuanto al maltrato animal. Las cifras son conmovedoras: allí muere un caballo de carro cada 8 horas.

No sólo se dedican a rescatar, sino que también se encargan de la recuperación de los caballos por los que tanto batallan: aquellos sometidos a la explotación más cruel en los carros. Terminan con su sufrimiento gracias a la colaboración de personas que aportan económicamente para su rehabilitación y los curan con su equipo de Médicos Veterinarios y voluntarios en cuerpo y alma.

Sueñan con dejar de ver caballos tirando de un carro. Quieren dejar de ver el sufrimiento en las calles. Es que «la situación tanto de los animales como la de las personas, es terrible» y es por eso que luchan por vehículos dignos, seguros, lejos de la explotación infantil y fuera del uso animal. 

Hasta que el último caballo sea desatado del carro

Karina explicó que “la situación es dramática, cada día aparecen caballos en situación de extremo maltrato. Con lesiones gravísimas, muchos de ellos no logran salvarse”. 

A diario reciben alertas de caballos maltratados en la vía pública o de caballos abandonados porque han caído al suelo, exhaustos después de tantos golpes y por la falta de comida. Los potrillos, potrancas y las yeguas preñadas también son víctimas de una violencia que crece día a día en Quilmes

Se somete a animales de todas las edades, casi siempre con desnutrición extrema o fracturas en sus patas, a tirar de carros que muchas veces incluyen electrodomésticos como heladeras. Incluso han visto caballos tirar de carros con autos o partes de los mismos. 

Mentol, un caballo tan golpeado que sólo podía levantarse con un malacate. Créditos: Caballos de Quilmes.

Cuentan que cada vez que caen exhaustos, los golpes y latigazos para que se vuelvan a parar comienzan a ser más fuertes, no sólo pegándose patadas, sino palos o fierros hasta que se desangran, y terminan muriendo en la calle. También los arrojan agonizando a arroyos que hay en el municipio, como el arroyo Las Piedras, para que mueran ahogados. También aclaró que muchos de los caballos son robados.

Desde Caballos de Quilmes consideran que este martirio tiene fin y se consigue con voluntad política y con gobernantes que no estén en connivencia con los Sindicatos de carreros que perpetúan la pobreza. Afirman que éstos condenan a sus afiliados a vivir a carro y caballo en vez de luchar por la entrega de vehículos dignos y seguros.

Casos emblemáticos

Hasta el momento llevan 480 vidas rescatadas y actualmente tienen 162 casos, de mediana y alta complejidad. A Karina le resulta difícil decidir cuáles son los más emblemáticos, porque todos son graves y complicados. “cada caso es particular y con una carga de desidia que lo hace único”, comentó preocupada.

Nogal es un caballo anciano al que dejaban morir de hambre y de sed. Mentol, un caballo tan golpeado que sólo podía levantarse con un malacate. Amanda, una yegua obligada a tirar de un carro sin gomas y cargando un freezer, entre otros materiales.

Marco legal

Desde Caballos de Quilmes explican que la tracción a sangre a tiro animal únicamente está prohibida en CABA por una contravención vehicular. Existen Municipios que tienen ordenanzas de prohibición como La Plata o San Martín pero que no se aplican. En Quilmes se reglamentó la ordenanza de Prohibición de la tracción a sangre a caballo.

Por otra parte, la Asociación Civil legalmente ha ganado una Acción de Amparo a la Municipalidad de Quilmes en el 2019. 

Cómo denunciar el maltrato animal

Sobre este punto, desde Caballos de Quilmes resaltan que todas las leyes se aplican cuando el delito ya se cometió. Es decir, cuando ya es tarde. No se puede denunciar de forma «preventiva» y sin pruebas concretas. La ley que avala estas denuncias es la Ley de protección animal 14.346/54 del Código Penal Argentino.

Yegua agonizando que fue abandonada en la calle por los carreros que la explotaron hasta más no poder. Créditos: Caballos de Quilmes.

Las denuncias de caballos maltratados se deben hacer, dependiendo del caso, telefónicamente al 911 consultando siempre por el número de operador, o en la Fiscalía de turno de la zona donde se desarrolla el delito en cuestión. Se debe insistir varias veces hasta lograr que un patrullero se acerque al lugar.

Además, se debe pedir que el caballo sea trasladado a la comisaría más cercana para que el Agente Fiscal de turno evalúe si aplica la ley 14.346/54 y así poder ponerlo a resguardo. Una vez que el caballo se encuentra en una dependencia policial puede comunicarse con las ONGs.

En caso de no querer tomar la denuncia, se deben dirigir a Fiscalía para realizar la misma y además denunciar a los oficiales con nombre y apellido que no quisieron tomarla o, en su defecto, el número del operador del 911.

Diferentes situaciones

Desde Caballos de Quilmes aconsejan no dialogar ni mantener contacto con los agresores. Debido a que si el maltrato es en la vía pública, pueden comenzar a golpearlo más para que el animal corra y así darse a la fuga. Al ver un carro muy pesado, hay que seguirlo con una distancia prudencial para no ser vistos e informar el recorrido a la policía.

Si la situación implica encontrarse un caballo tirado en la calle, sin ningún dueñe, se debe llamar a la policía y hacer la denuncia por “hallazgo en la vía pública”. Si hay un evidente estado de maltrato y la necesidad de asistencia del mismo, puede contactarse con las ONGs.

Cuando el maltrato se produce dentro de una vivienda privada, lo importante antes de realizar una denuncia, es obtener la mayor cantidad de pruebas concretas para lograr el allanamiento otorgado por la fiscalía de turno. Las pruebas incluyen fotos y videos donde se puedan observar las situaciones de maltrato (golpizas, falta de alimento, estado de desnutrición o heridas sin tratar). También fotos de la propiedad y de la puerta/reja/chapón de entrada al lugar. Se necesita también la dirección exacta de la propiedad donde está el animal.

Frente a un animal que cae en la vía pública, se debe solicitar la presencia policial para preservarlo y debe ser trasladado a la comisaría, sin ninguna excusa ni posibilidad de ser devuelto al dueñe, aún aunque afirme tener los papeles de propiedad. Esto se debe a que el caballo tiene que ser revisado por un veterinarie en la dependencia policial y luego quedar a la espera de la decisión de la fiscalía.

Primeros auxilios

Desde Caballos de Quilmes aconsejan: 

-no alimentar a un caballo maltratado y alejar toda la comida posible, porque esto puede empeorar el cuadro de salud del mismo. 

-ofrecerles agua, entre 30 y 50 litros. Es este punto considerar que los baldes de uso doméstico tienen una capacidad de 10 litros y los baldes de pintura 20 litros.

-colocar un almohadón debajo de su cabeza, ya que muchas veces por dolor golpean su cabeza contra el suelo

-mantenerlos secos, si estaba en un zanjón intentar secarlo con trapos. 

-evitar levantarlos si no hay un veterinarie en el lugar, porque puede haber fracturas internas.

-si su cuerpo está muy frío, colocar botellas de agua tibia contra su cuerpo y taparlo.

-si hace mucho calor y no hay sombra, tratar de improvisar un toldo.

-jamás se deben girar sobre su lomo, porque esto puede provocar torsión de estómago u otras vísceras. 

Formas de ayudar

Debido a la pandemia, el Voluntariado se encuentra suspendido. Se pueden realizar aportes por única vez o mensuales, que se debitan de la tarjeta, o por transferencia y depósito.

Otra opción consiste en donar insumos médicos, como gasas, propóleo, nitrofurazona, guantes, jeringas, guías de macrogoteros y también fardos, rollos de pastura y viruta, entre otros.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie