May 27, 2021 | Deportes

La historia del rayo veloz de la cordillera

El atleta Federico Mariel, es una promesa del trail running con alta montaña y trabaja a pulmón para lograr sus sueños deportivos.
Federico Mariel
Federico Mariel en su entrenamiento de montaña

La pasión y el disfrute de una persona por aquello que hace son los motivos principales para enfrentar las adversidades y aferrarse al impulso de seguir adelante. La clave radica en sostener la lucha y encontrar la forma de superar los obstáculos. 

En ese sentido, Nota al Pie dialogó con una de las promesas del atletismo nacional, Federico Mariel, que lleva adelante su disciplina gracias al esfuerzo propio y de manera autogestiva. 

Mariel, nacido en Villa Carlos Paz (Córdoba), practica una modalidad no tan conocida en Argentina que combina trail running con alta montaña, en la que logró varios récords. 

En cuanto a sus comienzos, el entrevistado relató: «Arranqué en alta montaña hace muchos años. La primera vez que fui a dormir y a conocer fue con la Escuela de Guías de Córdoba«. 

«Fuimos a Mendoza, a Vallecitos, empecé a ir cada vez más seguido hasta que terminé cada vez más instalado. A partir de ahí empecé a trasladar lo que es correr abajo hasta los picos más altos de la cordillera», precisó el atleta. 

A su vez, Mariel destacó que «yo hacía artes marciales de chico, entonces siempre estaba entrenando, hacía gimnasia artística, andaba en bici y siempre hacía mucho deporte». 

En ese sentido, el entrevistado también habló sobre cómo la actividad física que practicaba en su niñez y adolescencia constituyeron la base para su disciplina actual.

«Siempre estuvo el régimen de entrenar, de esforzarse. Salía a correr para tratar de estar en forma, para sentirme mejor y era una forma para luego poder irme a la sierra», enfatizó el deportista. 

Cerro Plata, ubicado en Mendoza, donde Mariel realiza sus entrenamientos.

Inspiración y lucha 

Por otro lado, el atleta hizo referencia a quien fue su guía y motivador a la hora de llevar adelante su actividad física. En ese sentido, relató: «Para mí mi abuelo fue mi inspiración».

«Mi abuelo fue maestro de artes marciales, profesor de educación física y siempre me instruía y estaba motivándome y apoyándome en mis proyectos y mis entrenamientos», subrayó Mariel

En sintonía, el entrevistado agregó que «él estuvo al lado mío cuando las cosas se ponían difíciles, o en accidentes que he tenido en la montaña,. Hoy ya no lo tengo más, pero quedó un legado de enseñanzas que me dejó». 

Por otra parte, el deportista habló sobre los obstáculos y adversidades que tuvo que enfrentar. En ese sentido señaló: «Me encontré con un montón de dificultades y hay  veces que  dan ganas de largar todo, pero hay que lucharla». 

«He tenido lesiones en el pasado, dificultades por mal de altura y he estado internado y sobre todo en este deporte no hay muchos apoyos. Yo no tengo patrocinadores, auspiciantes», manifestó Mariel.

En sintonía, el atleta comentó: «He tenido gente que me ha apoyado y que agradezco de tiendas en Mendoza y Córdoba. Sin embargo, estoy solo y no es fácil, sobre todo en la montaña que es caro el viaje, la alimentación, el equipamiento, la indumentaria». 

En relación a cómo continúa adelante aún sin contar con un apoyo externo, Mariel remarcó que «he seguido con esfuerzo mío y de mi familia y ahorraba con el trabajo».

«También tuve un entrenador, Arkaitz Ibarra que tiene un refugio de montaña a casi tres mil metros y él me abrió las puertas, así que cuando voy a Mendoza estoy ahí» destacó el deportista. 

El atleta Federico Mariel con su equipamiento para trail running

Récords y planes futuros

Cabe destacar que a lo largo de su historia atlética, Mariel pudo conquistar varios reconocimientos. Su último logro fue el récord non stop de haber hecho cumbre y regresar al refugio en 6 horas y 21 minutos, con un desnivel desde los 2800 a los 5950. 

Asimismo, hace cuatro años obtuvo el segundo puesto de su categoría en la carrera Patagonia Run y el quinto puesto en la general. En 2018 repitió ubicación en la categoría y subió un peldaño en la general.

También participó del Champa Ultra Race, donde se ubicó tercero en su categoría y séptimo en la general; sumado a la Ultra Cerro Áspero (tercero en su categoría y cuarto en general). 

Actualmente se encuentra en su ciudad, Villa Carlos Paz, a la espera de que la pandemia le permita volver a Mendoza para continuar con su entrenamiento y sus propósitos.

«Mis objetivos son lograr el récord del Cerro Plata; después ir a buscar el récord del Mercedario y más a largo plazo ir por El Aconcagua«,  manifestó y destacó el entrevistado. 

Además, el atleta agregó: «También hay carreras, ultra maratones competencias que va a depender de que la pandemia nos permita. Aunque si todo se da, seguro alguna carrera voy a meter».

Por último, Mariel habló sobre lo que lo motiva a seguir adelante a pesar de las adversidades. En ese sentido sostuvo que «a mí me gusta hacerlo, más allá de que tenga sponsor o no, que pueda tener un beneficio o no.

«Uno lucha porque le gusta y siempre vuelve, aprende de las cosas y lo hace cada día mejor; esa es mi motivación y por eso corro y subo montañas, porque me hace sentir vivo», finalizó el deportista. 

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie