May 26, 2021 | Cultura

En la Universidad de Moreno denuncian elecciones “no democráticas”

Desde la agrupación Moreno en Movimiento denuncian la impugnación de listas opositoras al oficialismo en las elecciones de la Universidad de Moreno.
Foto: El Cactus.

Las elecciones se llevarán a cabo durante la última semana de mayo en el sexto proceso eleccionario de la Universidad de Moreno. Se elegirán representantes de estamentos docentes, estudiantiles y no docentes. Los mismos integrarán la tercera asamblea que elegirá rector y vicerrector por un mandato que tendrá vigencia desde 2021 hasta 2025.

Nota al Pie entrevistó a una de las candidatas del Departamento de Ciencias Sociales de la Lista UNM en Movimiento, Graciela Schuster, quien explicó los motivos de la impugnación de las listas opositoras y las implicancias que esto trae. 

Desde la agrupación UNM en Movimiento se presentaron como lista número 2 para intervenir en el claustro docente como alternativa a la Lista 21. Esta última fue la única en todos los procesos eleccionarios anteriores, conforme sostienen en un comunicado.

Según la agrupación la impugnación de la lista se debe a la falta de avales y a la falta de cumplimiento con la paridad de género, debido a que presentan una “cantidad mayor de mujeres en sus listas”. Lo que denunciaron como una irregularidad y plantearon como discriminatorio. 

Motivos de la impugnación 

Graciela Schuster explicó que “la lista UNM en Movimiento se presentó a partir del estatuto, del reglamento electoral que es muy complejo como para presentarse. En un comienzo, se pedía el 20 % de avales para presentar la lista, la firma”. Ante la disminución del porcentaje, señala que “hicieron un movimiento medio extraño porque sin reunión, cambiaron un reglamento del estatuto al 10%”.

En ese sentido, agregó que “era una cantidad importante porque nosotros tenemos una cantidad de 306 docentes que pueden votar. Pueden votar los que están concursados, los interinos, no”. Es un tema controversial debido a que “es complejo porque es gente que está hace mucho tiempo como interina y no pueden votar”. 

La universidad tuvo el rector normalizador que es el actual rector; luego se hicieron dos elecciones y ahora iría por el tercer mandato como rector, según explicó la candidata. 

Al igual que las demás universidades, las elecciones se llevan a cabo cada cuatro años. “Nosotros y nosotras consideramos que eran 10% en cada una de las carreras que podíamos conseguir esos avales. Es decir, que no presentamos todas las listas para todas las carreras y todos los departamentos de la universidad sino para aquellos lugares en donde habíamos conseguido el 10%”, detalló Schuster.

Lo que consideran que “es mucho” ya que “necesitaban juntar 114 avales para lograr toda la cantidad de lugares para ocupar en todos los cargos de departamentos.”

Contrasentido del cupo femenino

Otra impugnación tuvo que ver con que sobrepasaron el cupo femenino en las listas ya que tenían un 80% de mujeres. En ese sentido, “cabe aclarar que en Trabajo Social también hay más mujeres que hombres en la carrera», sostuvo la entrevistada. 

Foto: Sector Prensa.

Y agregó que “eso marca más el contrasentido porque en realidad el cupo de 50% es para las mujeres porque fueron sojuzgadas durante muchos años a no poder pertenecer a las órbitas políticas o dirigenciales o lo que fuera. No es un techo, es una base para después pelear. No es que tenemos que reducir la cantidad de mujeres”, aclaró. 

Según detallaron desde la agrupación, este año se presentan tres únicas listas. Puede haber alguna lista de estudiantes que se pueda presentar en algún otro momento pero hay tres únicas listas de la misma orientación de no docentes, de docentes y de estudiantes.

Falta de Pluralidad

Schuster caracterizo la situación como una falta de debate pluralista que puede tener amplias consecuencias. Debido a que “cuando alguien perdura demasiado tiempo en un cargo alto y está demasiado tiempo empieza a cometer gestos de autoritarismo”. 

Declaró que “hay situaciones complejas, empieza a haber arbitrariedades con concursos, investigaciones débiles como lugar de gestión. Hay temores de perder los cargos porque uno se aparte un poco de las directivas. Es un momento complejo.” Señalando así su preocupación por la calidad educativa.

Asimismo indicó que “eso lo que hace es aplacar lo que en realidad tiene que ser una universidad del conurbano, tiene que haber debate, que incluso lo territorial es debatido”. 

“Nosotras y nosotros queremos aportar algo que tiene que ver con la fundación» ya que «todos los compañeros y compañeras que están en la lista incluso fueron parte del proceso de formación, fueron parte del consejo superior, estuvieron dentro de la dirección. Cuando observaron ciertas arbitrariedades incluso algunos fueron echados porque tomaron posiciones diversas a las que la línea del rectorado estaba trazando”, finalizó. 

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie