May 22, 2021 | Gremiales

Movilización del SUCMRA en Villa Ballester

Ante los despidos y malas condiciones laborales, el sindicato recurrió a tomar medidas de fuerza.
Reclamo frente a la fabrica de pastas La Ilusión. Foto: SUCMRA San Martín.

El 16 de mayo tuvo lugar en Villa Ballester, Partido de General San Martín (Provincia de Buenos Aires) una movilización organizada por el Sindicato Único de Conductores de Moto de la República Argentina (SUCMRA). Reclamaban, entre otras cuestiones, por la reincorporación de un delivery que había sido despedido del local de pastas La Ilusión.

Nota al pie logró dialogar con Luciano Schillaci, Secretario Gremial de SUCMRA en la Provincia de Buenos Aires, quien nos comentó en qué condiciones laborales se encuentran actualmente les empleades en moto de ese local.

Señaló que “cobran 450$ por el turno de 4 horas y no se les paga los adicionales por envío. No se les da de comer, no se les pagan los días de lluvia, ni feriado, ni aguinaldo, ni vacaciones y ni siquiera se los deja usar el baño”.

No es la primera medida de fuerza que realizan en esa cadena, debido a que en otras sucursales existieron situaciones similares. Y no es solo con respecto a los deliverys, “sino que las chicas que cocinan, las cajeras, el 90% de la gente está en negro y las condiciones son de precarización total” manifestó.

Incluso asegura que vieron comentarios en otras páginas de noticias donde se denuncian “falta de higiene y elementos de seguridad para las chicas de la cocina”.

En tanto al delivery despedido, iniciaran acciones legales ya que manifiesta que “el dueño no suele reincorporar a nadie. Cuando alguien reclama algo terminan sin trabajo”.

¿Qué es el SUCMRA?

El SUCMRA es un sindicato a nivel nacional presente en más de 15 provincias. En la Provincia de Buenos Aires se encuentran en 6 localidades.

Se encargan por medio de la propaganda, la organización y la concientización en dar una batalla cultural en torno al estigma del delivery que realiza “changas”. Según manifiesta Luciano, “no somos un pibe que hace changa, son compañeros que mantienen familias trabajando de delivery”.

Las personas suelen hablar de que salen a dar vueltas, y dar vueltas con la moto implica “estar expuesto al frío, al calor, a la lluvia, a abusos policiales, a abusos en los controles de tránsito, al robo”.

El sindicato inclusive se encarga de promover campañas de concientización en lo que es seguridad vial, además del uso de casco, del chaleco refractario y tener las motos en condiciones. Esta última se entremezcla con la lucha laboral ya que “para tener la moto en condiciones necesitas que te paguen en condiciones dignas”.

SUCMRA en reclamo de lucha. Foto: SUCMRA San Martín.

“Hay veces que los compañeros dicen ¿le compro comida a la familia o arreglo la moto? Y ante el hambre que apremia, muchos a veces no pueden hacer las dos cosas. Y ahí se presenta el sindicato para tratar de solucionarle los problemas a los compañeros” señala Schillaci.

En época de pandemia se encargaron de hacer campañas de sanitización, desinfección de motos, agregando el reparto de barbijos y alcohol; sumando también el reparto de protocolos para que sepan cómo cuidarse. También ofrecen asistencia alimentaria para les que están en condiciones demasiado precarias.

Accidentes

Esta actividad conlleva un alto índice de mortalidad en accidentes de tránsito. Por lo cual, es considerado un trabajo de alto riesgo. Sin embargo, hay personas que trabajan más de 12 horas por noche para poder subsistir. La mayoría termina accidentándose para llegar a las ganancias del día.

Existe una ley de tránsito que refiere a que cuando se compra una moto, te tienen que otorgar un casco. No obstante, hace años que la misma no se cumple.

“Un casco que te sirva, que te proteja, vale arriba de 10 mil pesos” señala Schillaci. Por lo cual, “terminan usando un casco que les presta algún amigo, algún compañero hasta que tienen la suerte de sacar un casco en cuotas”.

En torno a las ruedas la cuestión es similar, “las más truchas, que no sirven para nada, que no frenan están 7000$”. El Estado no les otorga subsidios para equipar las mismas por lo que al no tener recursos, la mayoría termina recurriendo a ellas.

Ante este escenario, se plantean “si está el piso un poquito mojado y no frena, terminó abajo de un colectivo”.

Aplicaciones

Últimamente el surgimiento de aplicaciones de delivery fue en ascenso. Por lo que, Luciano manifiesta que “hoy por hoy pelearle a la aplicación es muy difícil por el modo contractual que hay en donde los pibes, más allá de que son monotributo, terminan facturándole a los clientes que las mismas contratan. Son tercerizados por dos veces”. 

Deliverys en reclamo. Foto: SUCMRA San Martín.

Explica que ante cualquier reclamo, son desconectades y se quedan sin trabajo. Por lo que, recurrieron a trabajar con sectores del gobierno por un estatuto del delivery. 

“La evasión fiscal a mí me da trabajo en negro, precariedad y muerte de compañeros, y al Estado le saca plata” ya que en estos casos, el hospital público es el que cubre los accidentes. “Nosotros ponemos los muertos, ponemos el trabajo precario y la plata se va a otro país”

Proyectos

Presentaron la inscripción de una cooperativa para poder realizar delivery y mensajería a través de la misma. Además, están en tratativas para conseguir una obra social por parte del monotributo social.

En el Partido de Chivilcoy (Provincia de Buenos Aires) se presentó una ordenanza municipal que empadrona a les afiliades, lo cual implica una regularización. Planean seguir presentándola en los diferentes distritos donde están presentes.

Ante este escenario, el secretario gremial plantea que “donde se encuentran los compañeros tan desamparados, tenes que tener un abanico de cosas que ayuden a los compañeros porque la problemática surge por todos lados”.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie