May 7, 2021 | Cultura

El blues encendió la mecha de la estación

Documental sobre festival de blues en Lartigau.

Lartigau, Partido de Coronel Pringles. Créditos: arqueologíaferroviaria.blogspot.com.

El blues llegó para quedarse en Lartigau, una localidad del Partido de Coronel Pringles, habitada por 30 personas aproximadamente con una sola vereda de 200 mts en la cual se encuentra la escuelita, un club de la década del ’40, la cooperativa agrícola, una veterinaria, casas abandonadas y otras ocupadas por las pocas personas que aún sostienen a un pueblo con historia, resistente al olvido. 

El paraje se encuentra atravesado por las vías y la estación abandonada. El ferrocarril dejó de funcionar en el año 1978. En diálogo con Notal al Pie, el creador del documental: “Lartigau Blues – Volviendo a casa”, Fabio Mascioli, comentó su situación a la hora de realizar el documental. 

En ese sentido manifestó no haber ido a ninguno de los festivales; lo que  para él era todo un desafío. Debió “estudiar a fondo la música, lo que sucedió ahí, los personajes”. 

También dijo que: “Fue un trabajo bastante intenso, de cuatro meses full time, el material lo fui recopilando durante el año y en enero empecé hacer las entrevistas y todo el rodaje. Los últimos tres meses estuve laburando en la mesa de edición”.

Trailer del documental Lartigau Blues – “Volviendo a casa”.

“Volviendo a casa”

El nombre del documental guarda su relación con el vínculo de pertenencia entre un pueblo ferroviario y el Blues. “Este festival estaba devolviendo a sus raíces el blues”, comentó Mascioli. “Los chicos lo llevaron donde nació, salvando el tiempo y la distancia, eso le dio mucha mística”, agregó el también director de Radio Submarina.

La historia del blues, contó, fue una historia de resistencia ante los esclavistas, “de canalización de su dolor, de sus penas”; y mencionó: “Nace a partir de una situación de desigualdad, de abuso, de opresión”.

Para el músico el haber llevado el blues a Lartigau conecta también “con la resistencia de un pueblito arrasado por la historia de un país con sus problemas económicos y sociales”. “Hoy Lartigau es conocido por los festivales de blues, no es Lartigau la estación solamente”, afirmó el productor del documental.

Alberto Lartigau

El nombre del pueblo evoca al jóven secretario del Coronel Falcón, jefe de policía desde 1906. Falcón fue el responsable del asesinato de más de una docena de obreros durante una manifestación anarquista en Plaza Lorea en Buenos Aires. El 14 de noviembre de 1909, un joven ucraniano anarquista de 17 años, Simón Radowitzky, les arrojó una bomba y murieron inmediatamente. 

Paralelamente al hecho, Francisco Buedo, un productor, donó las tierras de lo que hoy es Lartigau, por ende, las autoridades del ferrocarril decidieron que la estación llevara su nombre. Debido al asesinato de Falcón y Lartigau, las autoridades impusieron el nombre Lartigau a la estación. Buedo aceptó. 

El creador del documental se fue enterándo a partir de las entrevistas de ésta historia. “Los nombres estos no nos gustan del todo, pero bueno, son nombres históricos que le pusieron”, mencionó Fabio.

La Bulldozer tocando en Lartigau. Créditos: Alicia Granci.

Los festivales

Primeramente, se produjo uno en Frapal en el cruce de rutas de la 72 y la 51, “por la leyenda blusera de Robert Jonhson, el cruce de rutas, venderle el alma al diablo”, comentó Federico, integrante de la banda Bulldozer y participante de los festivales. 

“Ese sería la semillita porque ahí fue el primer encuentro de blues de la banda de Miguel, la banda nuestra, calló también Chizzo el cantante de La Renga, ahí nos conocimos todos”, manifestó a Nota al Pie el cantante de la banda Fósforo y la MH.

La idea surge de Miguel Mendarte e Irene Antognolli. Mendarte era bajista de la banda Bulldozer. Para Federico, “fue un tipo muy filósofo, muy poeta, bohemio que te hacía pensar las letras”. Les músicos de la Bulldozer viven la vida desde la simpleza y con pasión realizan sus músicas. Una herencia que les dejó Mendarte. 

“Con mi esposo Fabián, el baterista de la Bulldozer y Miguel, los domingos salíamos a recorrer pueblitos de la zona, un día llegamos a Lartigau y dijimos qué buen lugar para hacer un festival de blues”, comentó en diálogo con Nota al Pie, Irene.

Un Festival de Blues en una antigua estación

El delegado de Lartigau, Carlos Cazenave, comentó a Nota al Pie que: “Lo primero que pensé es porque en una estación abandonada donde vive poca gente, quién va a venir a ver un festival de blues”. El delegado finalmente aceptó: “La verdad que fue fantástica la idea”. 

El presidente de la comisión, en ese entonces, Rubén Tumini, les ofreció el club “pero nosotros estábamos con un metejón de hacerlo en la estación”, dijo Antognolli. Luego de la lluvia del primer festival se retractaron y los próximos los hicieron en el club. “En total fueron ocho festivales, desde el 2014 hasta el 2018”, recalcó Irene.

Rubén Tumini que actualmente vive a 12 km del pueblo, comentó que le “conmovió, fue algo espectacular”.  “El club revivió, cobró vida, fue muy bueno, muy lindo», contó. “Vino gente de Rosario, de Córdoba, de diverso origen social, llegaban a dedo, en camionetas, en combi de Mar del Plata, de Bahía Blanca, para el pueblo fue una revolución”, agregó Irene.

Además recordó: “La gente llegaba y acampaba, el punto más alto fueron 500 personas, era todo autogestivo”.“Se formaron parejas, familias, amistades, fue muy loco todo eso”, agregó Antognolli.

La idea era darles visibilidad a distintes musiques. A su vez Irene manifestó las ganas de hacer otro festival luego de finalizada la pandemia pero también enfatizó en la idea de que en el próximo el 30 por ciento de las bandas sean mujeres. 

Les pibes escuchando Blues en uno de los festivales de Lartigau. Créditos: Alicia Granci.

Harriet Tubman

El primer festival estuvo inspirado en Harriet Tubman, una esclava negra que liberó a muchos esclavos. Tubman ayudó a la causa abolicionista y también luchó por el sufragio femenino. 

Les fundadores llevaron la historia de quienes sembraron las raíces del blues y la resistencia, al territorio autóctono de les mismes. La amalgama de la estación, el blues y el pueblo llena de riqueza a Lartigau, una riqueza invaluable, un fuego incesante. Lartigau late blues. 

Quien quiera ver el documental, por la página de Facebook encontrará más información:

https://www.facebook.com/Lartigau-Blues-Volviendo-a-casa-Documental-104079538429422

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie