Abr 28, 2021 | Sociedad

Cooperativa Las Termitas de La Plata solicitó salarios complementarios

Reclamo de Cooperativistas y Movimientos Sociales por el salario complementario en La Plata.
Integrantes de Cooperativa «La termita». Foto: Franco Montesino.

En horas de la mañana de ayer, integrantes de la Cooperativa realizaron un reclamo en la sede del Ministerio de Desarrollo Social ubicado en calle 9 de Julio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Nota al Pie dialogó con Maxi, miembro de la cooperativa quien manifestó que “la movilización que hacemos hoy se debe a que el Ministerio de Desarrollo Social no está cumpliendo con las organizaciones sociales y con la gente que milita en esas organizaciones”. 

El cooperativista puntualizó que “estamos reclamando que nos incorporen al plan de los salarios complementarios porque económicamente no nos podemos sustentar en el día a día”. A su vez explicó que “nosotros somos trabajadores en negro y estamos reclamando ese beneficio para complementar nuestros ingresos”. 

El reclamo fue efectuado dentro del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) del cual forman parte y además participó el Frente Dario Santillan, el Movimiento Nuestra América y un grupo adherente de trabajadores autónomos.

Una cooperativa de construcción formada por ex privados de la libertad.

La Cooperativa Las Termitas de La Plata, es un emprendimiento productivo del rubro de la construcción que está integrado en su totalidad por personas que estuvieron privadas de su libertad. Al respecto Maxi advierte que “para nosotros es importante acceder al programa de Salario Complementario porque no siempre hay trabajo. En nuestro caso, que somos personas liberadas; el hecho de garantizar a un pibe o una piba el importe de diez mil cuatrocientos pesos mensuales para que pueda comer, evita que esa persona salga a delinquir”, enfatizó. 

Es ante el actual escenario de crisis económica que el miembro de la Cooperativa Las Termitas exige que “el Estado se haga cargo de algo que viene sucediendo desde hace mucho tiempo que es la desocupación, la desigualdad y el hambre” resaltó.

Una trayectoria con varios clientes.

Maxi explicó que entre todos eligieron ponerle a la cooperativa el nombre Las Termitas porque “a ellas nadie las quiere porque te arruinan la casa, es como un bicho que nadie quiere. Entonces lo que nosotros queríamos era revindicar ese nombre porque las termitas no son necesariamente malas porque se organizan, trabajan y pueden hacer cosas buenas”. 

El joven comenta que la cooperativa está integrada por dieciocho personas y destaca que en el pasado pudieron proveer sus servicios de construcción y remodelación a la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de La Plata como así también a particulares que los han contratado.  

Actualmente no están teniendo clientes que requieran de sus servicios. Por eso enfatiza que “nosotros lo que queremos es trabajar, tanto sea para proveer al Estado como al sector privado. Nos encantaría tener trabajo para no tener que pedir el salario complementario de esta manera, nos gustaría que todos tengan para poder vivir”. 

Integrante de la Cooperativa. Foto: Franco Montesino.

Una cooperativa vinculada a otras cooperativas

La Cooperativa Las Termitas, procura impulsar emprendimientos colegas. Así lo explica Maxi al relatar que “si obtenemos un contrato, procuramos darle trabajo a otras cooperativas. Por ejemplo cuando nos contrataron en la Facultad de Humanidades, de la Universidad Nacional de la Plata: eran veinte días de trabajo para más de veinte personas y le dimos trabajo a otra cooperativa; del rubro gastronómico, que hacían las viandas para los obreros. Entonces procuramos que otros que están en similares condiciones a nosotros, puedan ganar también”. 

El integrante de la cooperativa destaca que esa es la filosofía de Las Termitas “basada en una perspectiva social; porque somos todos pibes y pibas de barrio y queremos que los recursos y el trabajo quede en organizaciones sociales populares”.

Aportes solidarios e inclusión.

La Cooperativa Las Termitas en sus seis años de trayectoria, ha trabajado activamente para el beneficio comunitario. Prueba de ello es la labor que han realizado en forma gratuita, para refaccionar el comedor popular “Los Cartoneros del Alto”. Allí repararon pisos y techos.

 “Eso es parte de nuestra contribución a la comunidad, la solidaridad es clave para salir adelante”, afirma Maxi. Al tiempo que destaca que la cooperativa tiene inclusión en diversidad de géneros: “con nosotros trabajan mujeres en la albañilería. Tuvimos también a Gaby que es una mujer trans que se autopercibe como hombre. Esa inclusión fue una experiencia piola para todos los miembros de la cooperativa”.

Formación en otras áreas.

Actualmente incorporaron cursos de capacitación junto al Movimiento de los Trabajadores Excluidos (MTE) para poder incursionar en otras actividades, tales como la herrería. Estiman que con ese nuevo oficio; podrán brindar servicios de reparación a los carros que utilizan los recolectores de cartón, realizar arreglos en los comedores comunitarios y contribuir de ese modo a la economía popular. 

La importancia del trabajo estable.

La misión de la Cooperativa Las Termitas es crear fuentes laborales para las personas que han cumplido sus penas en los presidiarios. Maxi explica que “nuestra idea es poder garantizar trabajo estable para que cuando un pibe o piba salga de la cárcel encuentre en nuestra “cope” un lugar para ganarse la vida”. A la vez que advierte que cuando eso no acontece las consecuencias llegan: “hemos perdido a muchos amigos por no poder garantizar eso, porque volvieron a la cárcel o porque los mató la policía”.

Facebook: https://www.facebook.com/las.termitas.cooperativa/ 

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie